OBJETIVOS Y ORIENTACIONES METODOLÓGICAS DEL NOCTURNO

  El Bachillerato tiene como finalidad favorecer la madurez intelectual y humana del alumnado, la adquisición de conocimientos y habilidades que les permitan desempeñar sus funciones sociales con responsabilidad y competencia y prepararlos para estudios superiores, facilitando la orientación profesional y, en su caso, la incorporación a la vida activa. Para el logro de esta triple finalidad, el Bachillerato se estructura sobre la base de los principios de unidad y de diversidad.

Manteniendo esta línea de unidad y de diversidad, el Bachillerato Nocturno tiene por finalidad posibilitar dichos estudios a las personas adultas y a aquellas que, por su trabajo u otras circunstancias especiales, no puedan acudir o realizar los estudios en los Centros educativos ordinarios en horario diurno.

Como una de las características del Bachillerato Nocturno, al estar dividido en 3 años académicos (a los que denominaremos BLOQUES) es la de tener menos asignaturas y horas lectivas por curso, se facilitará la escolarización del alumnado que, por diversas circunstancias, encuentra dificultades para seguir un Bachillerato diurno en dos años. Es decir, se deberán establecer orientaciones metodológicas específicas y adaptaciones necesarias en las diferentes materias, facilitándose la plena integración del alumnado que tenga dificultades o se encuentre en dichas circunstancias excepcionales para seguir estudios en régimen diurno.

La metodología educativa, en el Bachillerato nocturno, ha de facilitar el trabajo autónomo del alumnado y, al mismo tiempo, estimular sus capacidades para el trabajo en equipo, potenciar las técnicas de indagación e investigación y las aplicaciones y transferencias de lo aprendido a la vida real.

La actividad constructiva del alumnado es el factor decisivo en la realización de los aprendizajes. Es el alumno quien modifica y reelabora sus esquemas de conocimiento, construyendo su propio aprendizaje, mientras que el profesorado debe ser guía y mediador, proporcionando oportunidades donde el alumnado ponga en práctica sus conocimientos y propiciándole la reflexión y elaboración de conclusiones.

El profesorado ajustará la ayuda pedagógica a las diferentes necesidades del alumnado y facilitará los recursos y estrategias variadas que permitan responder a las diversas motivaciones, intereses y capacidades del alumnado, fomentando a través de la participación en el aula la responsabilidad del alumnado en su propio proceso de aprendizaje.

Por ello y entre otras cosas, el Centro dispone de unas fechas para realizar exámenes antes de cada evaluación, fijados con la suficiente antelación (normalmente a principios de curso), permitiendo poder pedir los preceptivos permisos a las empresas o planificar la metodología de evaluación por parte de todos, antes de cada evaluación.

Para el alumnado que tiene serios inconvenientes para poder asistir a las clases presenciales, hechos demostrados documentalmente, la Jefatura de Estudios realizará a principios del curso académico una reunión con cada uno de los equipos pedagógicos, donde se diseñarán las estrategias adecuadas para sortear dichos inconvenientes. Si los hechos se producen a lo largo del curso el alumnado los pondrá en conocimiento del tutor o tutora y/o en Jefatura de Estudios, para luego exponerlo de forma particular con el resto del profesorado afectado.

  Los Departamentos didácticos asumirán las tareas de apoyo del alumnado de los Bloques 2 y 3 que tengan materias pendientes. Para ayudar a su recuperación existirá una hora semanal de docencia en alguna de las materias pendientes, según la disponibilidad horaria del Departamento Didáctico de dicha materia. A este fin propondrán un plan de trabajo con expresión de los contenidos mínimos exigibles y de las actividades recomendados para verificar la recuperación de las dificultades que motivaron aquella calificación.

  También se establecerán unas clases de PROFUNDIZACIÓN en el último curso, dependiendo de la disponibilidad horaria de los Departamento Didácticos correspondientes, en INGLÉS e HISTORIA DE LA FILOSOFÍA, preparatorios para la EBAU, como consecuencia de no cursarse dichas materias en BLOQUE 3.