Código Europeo de Buena Conducta Administrativa

 

code 2013 ES

La administración pública europea se basa en una serie de principios clave: servicio, independencia, responsabilidad, obligación de rendir cuentas, eficiencia y transparencia. Basándose en ellos, el 13 de septiembre de 2000 la Comisión introdujo un Código de Buena Conducta Administrativa sobre las relaciones de su personal con el público.

El Código de Buena Conducta Administrativa intenta facilitar la aplicación cotidiana de los principios de buena administración y garantizar que la Comisión sea una institución al servicio de los europeos.

Su conducta debe atenerse a estos principios: legalidad, no discriminación, medidas en proporción con los objetivos y coherencia en las prácticas administrativas. Los mismos que expone el Defensor del Pueblo Europeo en su “Declaración de principios de la función pública para los funcionarios de la Unión Europea”.

Todo ciudadano que crea haber recibido un trato no conforme a estas normas puede presentar una denuncia.