« Atrás

Un paseo por la química

Un paseo por la química: la tabla periódica

22/05/18

Durante la jornada de San Isidro, el Departamento de Física y Química exhibió una tabla periódica con muestras de 84 de los 118 elementos químicos. Los alumnos de todos los grupos participaron en un "juego periódico" para familiarizarse con este reconocible icono de la ciencia moderna.

Un cielo limpio y estrellado. Es todo lo que necesita una mente joven y despierta para proyectar su imaginación hacia el infinito que se le sugiere desde la oscura vaciedad de la noche. En el universo que podemos observar a través de esa diminuta ventanita no resulta en absoluto evidente la presencia de la antimateria, ni de las descomunales nubes de polvo provocadas por la explosión de estrellas decenas de veces mayores que el Sol. Dentro de sus núcleos, las reacciones de fusión nuclear crean todos los átomos que conforman los planetas, los satélites, los asteroides... e incluso el organismo de los seres vivos. El calcio de los huesos, el carbono de las proteínas, el oxígeno que respiramos o el hierro de los glóbulos rojos son productos estelares. Por su volumen, las estrellas comunes no se calientan lo suficiente para crear átomos más pesados. Para producir elementos como el oro, el rodio, la plata, el plomo o el bismuto se requieren las condiciones extremas de presión y temperatura que existen en el corazón de una supernova en el postrero instante del colapso final. Después de estallar, la explosión de rebote lanza estos elementos al espacio, donde se distribuyen, unen y amalgaman para formar todos los objetos celestes que conocemos. De esta forma se establece la conexión entre lo muy grande y lo muy pequeño, entre el Big Bang y el nacimiento de una criatura, entre los sistemas planetarios y los orbitales atómicos. Los elementos de nuestra colección son testigos de la turbulenta violencia del Cosmos, prolongada durante millones de años; han sido creados tal y como son muy al margen de sí mismos, siguiendo exclusivamente el errático designio de una energía descontrolada, que ahora se nos ofrece en discretos paquetitos de materia. Pero no te dejes llevar por las apariencias: la historia del universo, esa de la que no conocemos siquiera el preámbulo, está presente en todo cuanto te rodea. La materia es una foto fija del momento en el que fue creada, y su constancia una mera ilusión; únicamente la inmortalidad que se le atribuye a los dioses nos permitiría analizar el problema con la perspectiva adecuada, y quién sabe si también nos proporcionaría  el tiempo necesario para comprender las leyes compatibles con la indeterminación cuántica del universo subatómico.

Documentación relacionada