« Atrás

El teléfono móvil en el instituto

Mejor sin móvil...

08/10/21

El periodo de transición ha concluido, Ahora, TODOS los alumnos y alumnas de la ESO deberán dejar su teléfono en casa.

De regreso a las aulas, nos disponemos todos a afrontar el curso con la ilusión de siempre, intentando aprovechar unos y otros las valiosas lecciones aprendidas en el pasado. Transcurrido un generoso periodo de “adaptación”, no está permitido el uso de teléfonos móviles en el IES Luces para ningún alumno de la ESO, y para el resto se restringe su uso. Le debemos mucho a esta tecnología, pero no es menos cierto que se impone tomar medidas para que el aparatito no se haga dueño de nuestra voluntad y sea objeto de atención perpetua. Después de la que nos ha caído, tenemos la intención de que los recreos se tornen más dinámicos, más activos, que fluya el juego y la palabra. Hay un tiempo para todo, y la escuela es un espacio abierto al aprendizaje, la actividad física y la comunicación. Solicitamos que las familias nos echen un cable también en este empeño: la utilización didáctica del teléfono será prevista con antelación por los docentes, pero con carácter general no es necesario portar o consultar ningún dispositivo electrónico durante la mañana. Los alumnos que por prescripción paterna justificada deban saltarse la norma, depositarán el teléfono antes de entrar y lo recogerán a la salida. Cualquier recado que no admita demora será canalizado por los conserjes a través del número de siempre: 985 85 00 17. Siempre que esté justificado o avalado por el tutor o cualquier profesor, los estudiantes podrán solicitar el acceso al teléfono del instituto para hablar con su familia. Cuando la necesidad sea imperiosa la comunicación está garantizada. Si intuyen que hay dependencia o detectan que la convivencia y la comunicación familiar se ve perturbada por este objeto en particular, les invitamos a que compartan sus inquietudes con el Departamento de Orientación.

En caso de duda, les rogamos que consulten con el equipo directivo.

“El teléfono móvil es una herramienta muy útil en nuestra sociedad cuyo uso está muy extendido pero no debe aislar a los jóvenes ni crear dependencia. Se debe fomentar un uso racional para que no interfiera en otras esferas de sus vidas, así cómo implicar a los padres para dotar a los adolescentes de una autonomía responsable”. (X. Núñez Sierra. SAS/Hospital de Málaga).