Los niños y las niñas de tres años por primera vez participamos en el simulacro de evacuación que se realiza anualmente en el colegio para estar listos para cualquier emergencia que requiera salir rápidamente del colegio y ponernos a salvo. Una de estas emergencias es la existencia de un incendio.

  Al tratar este tema en las clases nos pareció interesante la ayuda que dos padres que son bomberos de profesión podrían proporcionarnos, para ello les pedimos colaboración. El día acordado acudieron al colegio con algunos de los objetos que usan en su trabajo, nos explicaron qué tenemos que hacer en caso de incendio, nos pusieron una película y nos dejaron probar sus cascos.

  Fue muy interesante.