Un centro pequeño necesita buscar opciones para poder disponer de variedad en su oferta educativa e intentar paliar todas aquellas necesidades que nos imponen la geografía, la falta de presupuesto, de recursos, incrementando las oportunidades de socialización de nuestro alumnado.

   Los programas, proyectos y actividades elegidas intentan responder a todo esto con una filosofía de apuntarse a casi todo.