En este momento, el centro está desarrollando la fase I del programa.  Se realizará un autodiagnóstico de la situación en materia de inclusión educativa, generando una reflexión sobre los valores que sustentan las cultura de inclusión en el centro y elaborando propuestas para avanzar en este enfoque educativo.  Además, se tendrá que diseñar un plan de mejora a dos años y su concreción para el curso siguiente.  

CONTRATO PROGRAMA

10/07/19

$nombreimagen

FINALIDAD:

Procurar la reducción del fracaso escolar y del abandono escolar temprano, para que el alumnado concluya su proceso formativo con éxito, no solo escolar sino también personal.

Todo ello en un marco que incida en la promoción de la igualdad, la inclusión, la equidad y la calidad educativa para todo el alumnado.

OBJETIVOS:

  • Comprometerse con los valores de la inclusión educativa, modelos de organización y gestión de la respuesta educativa dirigida a todo el alumnado.
  • Favorecer el acceso, la participación y el aprendizaje de todo el alumnado.
  • Reducir y prevenir al fracaso escolar.
  • Mejorar la coordinación del centro docente con el entorno.
  • Fortalecer la formación permanente del profesorado.
  • Fomentar la participación de las familias en la vida del centro.
  • Impulsar cambios organizativos y metodológicos.
  • Promover la cultura de la autoevaluación
  • Promover la autonomía de los centros en la búsqueda de respuestas educativas que contribuyan al desarrollo de las competencias para todo su alumnado.
  • Progresar hacia modelos curriculares cada vez más competenciales y participativos .

ÁMBITOS DE ACTUACIÓN:

Es necesario partir de un autodiagnóstico de la situación del centro y establecer un plan de mejora a dos años organizado en torno a los siguientes ámbitos:

  • Desarrollar en el centro un modelo educativo de calidad basado en la equidad, a través de un proceso de reflexión compartido para llevar los valores inclusivos a la acción, desarrollando prácticas inclusivas, desde la gestión del centro y desde lo que se enseña y se aprende en las aulas.
  • Poner en marcha un modelo de convivencia positivo que favorezca la interacción entre las personas, el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de los deberes.
  • La innovación metodológica para convertir la adquisición de las competencias en el eje central de la intervención con el alumnado a través del trabajo coordinado del profesorado y el uso de metodologías participativas que conviertan al alumno en el protagonista de su aprendizaje.